correo@alejandragomez.co

 + 57 (7) 6342609

Calle 36 # 31-39 Centro Empresarial Chicamocha. Cons. 318

Bucaramanga, Colombia

  • Facebook - Gris Círculo
  • Instagram - Gris Círculo
  • Twitter - Gris Círculo

La depresión es como si la vida te doliera todo el tiempo

 

“Laura era una chica alegre- así la definíamos sus allegados-. Ella era una joven a la que le encantaba crear obras de teatro y pintar al óleo. Ver cine y observar partidos de baloncesto eran sus grandes pasiones. Era común ver dos cosas en ella: La primera, verla actuar con su grupo de teatro en el barrio. Todos los vecinos la conocíamos debido a su personalidad. Laura era de las que se sentaba a escuchar las historias que tenían por contarle sus vecinos; decía que esas narraciones la inspiraban al momento de crear los libretos de sus obras.  La segunda,  verla jugar al baloncesto algunos fines de semana. Los días sábados en la tarde eran sagrados para ella. Tenía amigos aficionados a dicho deporte, quienes programaban partidos con otros conocidos. A ella le encantaba ir a verlos jugar y participar en el juego. Pero, hace unos meses que se le ha visto extraña. Al principio, comenzó por dejar de asistir a algunas de las reuniones del grupo de teatro al que pertenecía. La frecuencia con la que contactaba a las personas para escuchar historias disminuyó al igual que su asistencia a los partidos de baloncesto y al cine.  Antes, era habitual que saliese de la casa temprano en la mañana. Ahora, a la misma hora en la que solía hacer sus actividades diarias, duerme y se le percibe más cansada, extenuada y distraída. Su apetito ha disminuido considerablemente. Se le puede ver más delgada, pero no esa delgadez que produce el hacer ejercicio; más bien la delgadez que te deja con ojeras y la tez pálida, como si se estuviera enferma. Los padres de Laura dicen que su hija llora más seguido que antes; observan que se encierra en su habitación y que no desea recibir visitas. La motivación que sentía por las cosas que le encantaban, disminuyó. Su calidad de sueño también. Antes, era “normal” que se fuese a dormir a eso de las 10 de la noche y se despertara a eso de las 5:30 de la mañana dispuesta a salir. Ahora, lo que narra su familia es que se le puede ver a la medianoche rondando por la casa, porque según sus propias palabras “no logra quedarse dormida”. Ello explica el por qué su despertar ya no es a las 5:30 de la mañana, como acostumbraba, sino a las 11 am. Todo esto le ha traído problemas en sus estudios y sus actividades diarias. Y no sólo está el hecho de que no tiene un sueño reparador y adecuado: también le ha traído dificultades en sus relaciones interpersonales su irritabilidad. Sí. Vive de mal genio. Ella no era así, era alegre y paciente. Ahora es fácil hacerla disgustar. Se enoja por todo y las personas más cercanas no entendemos por qué. Cuando los amigos hablamos con ella, de inmediato comienza a abordar temas existenciales con un punto de vista tan pesimista y desesperanzador, que nos termina por abrumar. Todos entendemos que la vida tiene sus complicaciones y muchas veces nos genera pesares, pero para ella es algo más que eso: es como si la vida le doliera todo el tiempo. A las personas cercanas a ella, con las que hablo, les pregunto si saben qué es lo que le está pasando a mi amiga; pero nadie ha podido darme una explicación al respecto”.

 

 “(…) Es como si la vida le doliera todo el tiempo”. 

La Depresión: Fantasma silencioso del siglo XXI.

 

Puede que hayamos escuchado, en más de una ocasión, que alguien padece de “depresión”, pero, ¿realmente comprendemos lo que significa este término? Para aclarar las inquietudes que aparecen sobre esta temática,  expondremos en siguiente artículo explicativo sobre dicho trastorno; y para ello comenzaremos por especificar su definición.

 

¿Qué es la depresión?

 

La Organización Mundial de la Salud define a la depresión como un “Trastorno mental frecuente que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración. (…) Puede llegar a hacerse crónica o recurrente y dificultar sensiblemente el desempeño en el trabajo o la escuela y la capacidad para afrontar la vida diaria. En su forma más grave, puede conducir al suicidio. Si es leve, se puede tratar sin necesidad de medicamentos, pero cuando tiene carácter moderado o grave se pueden necesitar medicamentos y psicoterapia profesional.”. Por otro lado la Enciclopedia de la Psicología señala que la depresión se caracteriza “por una alteración significativa del estado del ánimo, primordialmente compuesta de tristeza y ansiedad, que suele asociarse a síntomas físicos (cansancio, pérdida del apetito, insomnio, disminución del deseo sexual) y a una reducción de la actividad social. Constituye, junto con los trastornos de angustia, la disfunción mental más frecuente en la población general”. 

 

¿Cómo nos podríamos dar cuenta de que un ser querido padece de depresión?

 

Es relevante el hecho de que en las familias y en los grupos de amigos se le dé utilidad continua a la técnica de observación, que aunque pareciera sencilla de aplicar no lo es tanto. Muchas veces sucede que el comportamiento de un ser querido puede estar cambiando y por las dinámicas de la vida que cada uno debe atender (sus propias responsabilidades, preocupaciones, objetivos, etc) desviamos la atención de aquellos que nos rodean y podemos no darnos cuenta de lo realmente preocupante del problema que está enfrentando nuestro allegado. Por eso,  promovemos la campaña de “acercarnos más al otro”, de “observar más el comportamiento del otro” y, guiados por la literatura acerca del tema, poder detectar ciertas conductas que nos pueden poner en “alerta” y así iniciar la búsqueda de un profesional especializado en atender dichas dificultades.  Los exhortamos a que no nos dejemos llevar por los “qué dirán” y “supuestos sociales” o “prejuicios sociales” que rodean el tema de la salud mental, porque esta es una realidad y ya, en pleno siglo XXI, no podemos desconocer la importancia real que tiene la salud mental para la sociedad. No podemos desconocer lo importante que es la labor del Psicólogo en este campo.

 

Por medio de la observación (que es muy importante en la detección de las diversas problemáticas de las personas) nos podríamos dar cuenta de si la persona implicada presenta los siguientes síntomas:

(Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, DSM-5).

  1. Estado de ánimo deprimido la mayor parte del día, casi todos los días (Se siente triste, vacío, sin esperanza, llanto persistente). En los niños y los adolescentes, el ánimo suele ser irritable, más que triste.

  2. Disminución importante del interés o el placer por todas o casi todas las actividades la mayor parte del día, casi todos los días.

  3. Pérdida importante de peso sin hacer dieta o aumento de peso.

  4. Insomnio (dificultad para conciliar o mantener el sueño) o hipersonmia (somnolencia diurna excesiva) casi todos los días.

  5. Agitación o retraso psicomotor (movimientos coporales lentos) observables por parte de otras personas.

  6. Fatiga o pérdida de energía casi todos los días.

  7. Sentimiento de inutilidad o culpabilidad excesiva o inapropiada casi todos los días.

  8. Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse, o para tomar decisiones, casi todos los días.

  9. Pensamientos de muerte recurrentes (no sólo miedo a morir), ideas suicidas recurrentes sin un plan determinado, intento de suicidio o un plan específico para llevarlo a cabo.

  10. Los anteriores síntomas causan deterioro social, laboral, escolar, etc, es decir, le significan a la persona que lo padece dificultades con los otros.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

 

¿A qué edad podría iniciar la depresión?

 

El trastorno depresivo mayor puede aparecer por primera vez a cualquier edad, pero la probabilidad de que se inicie se incrementa notablemente en la pubertad.

¿Cuáles son sus posibles causas?

El médico Psiquiatra Fidel de la Garza  expone en su libro Depresión en la infancia y adolescencia las posibles causas del desarrollo de la depresión en las personas:

a. La herencia. La depresión de uno de los progenitores puede ser heredada por sus hijos.

b. Alteraciones químicas. La depresión genera cambios en la química cerebral. Las neuronas realizan una actividad llamada “sinapsis” que es cuando se comunican entre ellas por medio de una transmisión nerviosa. Los neurotransmisores son las sustancias que se encargan de la regulación de esa transmisión nerviosa producida entre las neuronas. Dicha neurotransmisión puede ser alterada por problemas ambientales o predisposiciones genéticas. Los neurotransmisores (serotonina, noreprinefrina y dopamina) son involucrados en la depresión cuando se produce un desbalance comunicacional entre ellos.

c. Causas psicológicas: diversas situaciones y experiencias de vida que contribuyen a la aparición de la depresión en las personas como por ejemplo: maltrato físico, emocional y psicológico. Violencia. Abandono. Eventos traumáticos. Fallecimientos de personas cercanas a los afectos del consultante. Dificultades económicas. Ruptura amorosa. Fracaso escolar.

d. Depresión de la madre durante el embarazo y/o primeros años de infancia del niño.

e. Percepción sobre la vida. Personalidad del individuo. Formas personales de enfrentar la adversidad. Si se trata de una persona que suele pensar constantemente en el pasado, culparse continuamente sobre hechos y situaciones.

Otras causas, según el DSM-V. 

f. Por enfermedades médicas.

g. Inducido por un medicamento/sustancia.

¿Cuáles son los riesgos de padecer depresión?

Uno de los mayores riesgos que se pueden generar durante un episodio depresivo es el suicidio. La depresión puede comenzar siendo leve y desarrollarse paulatinamente hasta convertirse en una depresión severa. El riesgo de cometer suicidio permanece durante todo el tiempo de duración de los episodios depresivos. Por tal razón, es importante prevenir a tiempo.

 

¿Cuáles son los tratamientos utilizados para la depresión?

Los tratamientos que han resultado eficaces para intervenir la depresión son: la psicoterapia (psicológicos) y farmacoterapia (médicos).

 

¿Quiénes son los profesionales encargados de los tratamientos para la depresión?

Los profesionales especializados en dichos tratamientos son los Psicólogos Clínicos, quienes realizan una intervención basada en psicoterapia y los Médicos Psiquiatras, quienes realizan una intervención basada en la farmacoterapia (medicación).

 

 

Fuentes bibliográficas

 

Asociación Americana de Psiquiatría, Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5), 5ª Ed. Arlington, VA, Asociación Americana de Psiquiatría, 2014.

De la Garza, F. (2007). Depresión en la infancia y adolescencia. México, D.F: Trillas.

Gispert, C., Gay, J., Vidal, J.A., d´Angelo, G., Farré, J., Lasheras, M.G., … Casas, J.M. (1998). Enciclopedia de la Psicología. Barcelona: Océano.

Organización Mundial de la Salud, OMS. (2015). Recuperado de http://www.who.int/topics/depression/es/

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes